¿Cambios en el antiguo paradigma hasta cuándo?

image002¡Cambia tu forma de hacer! me comentaron que cambiara mi forma de hacer, bien no solo la mía sino la de mis compañeros de Trabajo, mis proveedores, mis clientes,…que cambiara ya que la empresa necesitaba mano dura para llegar a los objetivos establecidos, sí o sí.

Salté al vacío buscando algo que me moviera, me sostuviese y poder vivir de ello. Sin embargo  lo que hacía y como lo hacía estaba demostrado que era una forma intuitiva de funcionar y que no podía seguir haciendo las cosas así ya que la incertidumbre y la falta de información reinaba en la sala de mandos de mi barco. Como dice el dicho: “  No hay viento bueno sino sabes a que Puerto te diriges”

Hace años, después de mucho buscar encontré lo que quería, o simplemente, hacía aquello que me llamaba, motivaba, removía por dentro sin más, creando lo que sería un negocio, una forma de vivir sostenible pero desorganizada. Fue creciendo y acompañándonos de forma espontánea en la que las funciones y responsabilidades estaban poco definidas, en la que el orden no era el mejor aliado. Improvisando en la toma de decisiones por las sensaciones internas no era siempre lo más propicio estratégicamente para la consecución en el más corto plazo de mis objetivos. Aun, sintiendo mío el negocio y  careciendo de estructura, crecimos hasta un punto en el que se habían de tomar decisiones clave pero ¿en función de qué?

En un cambio de época ,o mejor dicho una época de cambios, la adaptación es solo para aquellos maleables que navegando  entre el caos encuentran su rumbo. La euforia de salir del desconcierto y seguir en ese descontrol no pudo sino abocarme a  buscar el cambio hacia un orden en el que la eficiencia fuese clara y decida. La definición de la visión , misión, valores y objetivos claros permitió definir mejor la estrategia a seguir pudiendo formar el Dream Team para poder ejercer una gestión profesional de aquello que fue un sueño, un negocio y ahora una empresa.

La empresa no solo es un entre, una estructura, un sueño,…, es un organismo vivo que evoluciona en un entorno adaptándose a la situaciones que se le plantean. El poder elegir como afrontar el ahora  entre paradigmas,  el antiguo del que ya venía  y el nuevo al que poco a poco se tiende hacía evidente que la felicidad uno la crea, la sueña y la visualiza. Entre uno antiguo basado en el tener, yo, jefes,  jerarquía, corto plazo, resultados, rutina, control, escasez, no consciencia, materialismo,… del que en su día huí o el nuevo paradigma basado en el ser, nosotros, líderes, redarquía, largo plazo, creatividad, centrado en personas, confianza, proactivo, consciencia, abundancia, holismo, amor y Servicio a la comunidad elegí el segundo.

Elegí el  nuevo paradigma en el que el entendimiento holístico da perspectiva y sentido a un Trabajo que dejó de ser Trabajo para ser una forma de vida alineada con el sentido del ser acompañando en procesos de cambio a las personas y a las empresas.

 

Blog